EL ESTUDIO MICADOS, REALIZADO EN 15 HOSPITALES PÚBLICOS DE ESPAÑA, REVELA EL IMPACTO DE LOS LINFOMAS CUTÁNEOS DE CÉLULAS T EN LA CALIDAD DE VIDA DE LOS PACIENTES[i]

Presentación en el Congreso EORTC Cutaneous Lymphoma Task Force

 

Los resultados del estudio MICADOS, una investigación realizada en 15 hospitales públicos de España, revelan el impacto de los linfomas cutáneos de células T en la calidad de vida de los pacientes1. Se trata del primer trabajo realizado en nuestro país con este enfoque. Este estudio ha implicado a 23 dermatólogos y hematólogos, y 141 pacientes provenientes de hospitales de casi todas las Comunidades Autónomas, y ha contado con la colaboración de Kyowa Kirin.

 

Estos resultados se han presentado durante el congreso EORTC Cutaneous Lymphoma Task Force, que se celebra del 14 al 16 de octubre en Marsella. En palabras del Dr. Pablo Ortiz Romero, jefe del Servicio de Dermatología en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid: “Necesitábamos conocer la calidad de vida de los pacientes con linfoma cutáneo, en relación con su enfermedad y distintas características personales, como el género, edad, índice de masa corporal, entre otros; o características como el estadio de la misma, picor, grado de extensión en la piel, en sangre o vísceras, por mencionar algunos”.

 

La principal conclusión que revela el estudio MICADOS es que la calidad de vida de los pacientes de LCCT es similar a la de otros pacientes con cáncer peor que de la población sana de control1. Este resultado es relevante, ya que la calidad de vida en relación con la salud (CVRS) refleja cómo los pacientes afrontan su enfermedad. También se destaca que sigue existiendo la necesidad de desarrollar cuestionarios específicos para pacientes con LCCT1.

 

Para la realización del estudio MICADOS se ha utilizado un cuestionario de calidad de vida relacionado con enfermedades cutáneas (el SKINDEX29), otro relacionado con cáncer (EORTC QLQC30), y cuestionarios de prurito (VAS de prurito)1.

 

“Este estudio nos ha llevado a confirmar que el impacto de los LCCT es alto, y además nos ha permitido aprender aspectos muy interesantes, como que las mujeres y los jóvenes sufren mucho más picor que los hombres y las personas de edad. También que en la calidad de vida estudiada con el cuestionario de cáncer (EORTC QLQC30), la peor calidad de vida la tenían los jóvenes, los individuos con mayor prurito y aquellos con peor estado funcional y mayor estadio de la enfermedad. Y en relación con la calidad de vida estudiada con el cuestionario de enfermedades cutáneas (SKINDEX29), también se repite el hallazgo de que la peor calidad de vida la tienen individuos más jóvenes, con más prurito y los pacientes con toda su piel roja (pacientes eritrodérmicos)”, explica el Dr. Ortiz. Por otro lado, “la respuesta al tratamiento tiene un impacto profundo con una gran mejoría en la calidad de vida de los pacientes”, añade el experto.

 

Sobre los LCCT

 

Los LCCT constituyen un grupo de trastornos caracterizados por la acumulación de linfocitos T malignos en la piel que se manifiestan clínicamente como manchas, placas o tumores3. Los LCCT constituyen una enfermedad que va más allá de la piel y afecta a distintos compartimentos (piel, sangre, ganglios y vísceras)[viii] y son una forma rara, en ocasiones grave y potencialmente mortal de linfomas no Hodgkin2,3 y afectan a cerca de 240 personas por cada millón en Europa6. La Micosis Fungoide (MF) y el Síndrome de Sézary (SS) son los subtipos más comunes de esta clase de linfomas4. Concretamente, la MF representa alrededor del 60% de todos los LCCT4, mientras que el SS representa a menos del 5% del total5.

 

Su diagnóstico en estadios iniciales es difícil por la presencia de múltiples manifestaciones clínicas y pueden llegar a tener un profundo impacto en la calidad de vida relacionada con la salud y el bienestar psicológico7, ya que las alteraciones en la piel y el picor provocan depresión, trastorno en el sueño y fatiga[ix].

 

[i] María del Mar, Onteniente Gomis et al. EORTC-QLQ-C30 and SKINDEX-29 measurement of health-related quality of life in patients with Mycosis Fungoides and Sézary Syndrome: A real world data in Spanish patients (MICADOS Study). Submission EORTC. October14-16, 2021

[ii] Scarisbrick JJ, et al. J Clin Oncol. 2015;33(32):3766–3773.

[iii] National Organization for Rare Disorders: Cutaneous T-Cell Lymphomas. https://rarediseases.org/ rarediseases/cutaneous-t-cell-lymphomas. Accessed: June 2020.

[iv] Wilcox RA. Cutaneous T-cell lymphoma: 2017 update on diagnosis, risk-stratification, and management. Am J Hematol. Oct 2017;92(10):1085–102.

[v] Willemze R, Cerroni L, Kempf W, et al. The 2018 update of the WHO-EORTC classification for primarycutaneous lymphomas. Blood. 2019;133(16):1703–1714.

[vi] Orphanet. Prevalence and incidence of rare diseases: Bibliographic data. January 2019.

https://www. orpha.net/orphacom/cahiers/docs/GB/Prevalence_of_rare_diseases_by_decreasing_prevalence_or_cases.pdf. Accessed: December 2019.

[vii] Sampogna F, et al. British Journal of Dermatology 2009 160, pp815–822 Cutaneous lymphomas may have a profound impact on patients’ health-related quality of life (HRQoL) and psychological well-being.

[viii] Olsen, E. A. et al. (2011). Clinical end points and response criteria in mycosis fungoides and Sézary syndrome: A consensus statement of the International Society for Cutaneous Lymphomas, the United States Cutaneous Lymphoma Consortium, and the Cutaneous Lymphoma Task Force of the E. Journal of Clinical Oncology, 29(18), 2598–2607. https://doi.org/10.1200/JCO.2010.32.0630

[ix] Vij A, Duvic M. Prevalence and severity of pruritus in cutaneous T cell lymphoma. Int J Dermatol. Aug 2012;51(8):930–4.

 

Deja un comentario